lunes, 29 de diciembre de 2008

Boletín 2008/21

¿COACHING PARA DUEÑOS DE NEGOCIOS?

Todos hemos escuchado hablar de un coach en términos de un entrenador de equipo de fútbol, de un atleta, o incluso hasta de un nadador, pero ¿un coach para un dueño de negocio? ¡Eso es algo nuevo! Pero con el nuevo rumbo que están tomando las empresas, con la globalización y con la rápida expansión que ha tenido la industria y comunicación, el mundo no parece tan grande.

Los mercados se hacen globales, la competencia aumenta y los consumidores tienen más opciones. Cada vez más los dueños de negocios buscan el punto que los haga diferenciarse de los demás negocios. Ellos miran más allá de sus recursos normales y van en busca de más información para desarrollarse, educarse y hacer crecer su propio negocio. En los negocios los dueños como tú o crecen o mueren, y un negocio sólo crecerá hasta donde lleguen las creencias y conocimientos del dueño. Así que los dueños de negocios que triunfen, serán sólo esos que busquen incrementar su propio conocimiento y se preparen para aceptar cualquier cambio.

Antes de enfatizar este punto, vamos a ver las diferentes formas de pensar que hay en los negocios. La de un auto-empleado es: Yo soy el único que puede hacer esto bien, así que juega como cacher, pitcher y cuarto bat, como un todólogo.

La de un dueño de negocio es: ¿Cómo podré hacerle para que el negocio me deje más ganancias y que pueda tener más tiempo libre? ¿Cómo hacer para trabajar más para mi negocio y no en el negocio? Este salto implica un cambio en la manera de pensar, y en este proceso de cambio, el ingrediente más valioso es tener un Entrenador, un Mentor: un COACH de negocios. Mi meta es convertirte en un verdadero Dueño de Negocio, ya lográndolo podemos dar los siguientes pasos y pensar y convertirnos en inversionistas: ¿Cómo puedo hacer más dinero con el dinero que tengo?, ¿cómo puedo hacer que mi dinero trabaje para mi y no trabajar yo para ganar dinero?, para después llegar a ser Empresario: ¿cómo hacer para hacer más dinero con el dinero de los demás y con las ideas de los demás?

Estos son conceptos muy generales, pero nos muestra que en los negocios y en la vida, podemos ser y dar mucho más estando abiertos al aprendizaje, al cambio y aceptar la ayuda de otras personas. La mayoría de las personas exitosas son las que se han dado cuenta de esto y lucharon por conseguirlo.

¿Qué separa a un atleta exitoso de atletas con gran potencial pero sin logros? Sólo su manera de pensar, sus creencias, sus técnicas, su motivación, y por supuesto, un gran coach. ¿Cuántos atletas conoce que sean campeones olímpicos y que no cuenten con un coach? Seguramente usted tiene la habilidad, la materia prima que se necesita, pero alcanzar el éxito, mantenerse y estar siempre en busca de crecer, aprender, y ser mejor, eso es lo que lo convertirá en un ganador.

Jim Rohn dice lo siguiente: “Nunca desees que el trabajo fuera más fácil, desea que tú seas mejor!” Los negocios son sencillos, las personas son las complicadas, cambiar tu negocio es sencillo, cambiar tu mismo y a tu equipo es un gran reto. Tener un coach te ayudará a mantener tu motivación, reafinar habilidades, retroalimentarte y a alcanzar la mejora constante en tu negocio.



lunes, 22 de diciembre de 2008

Boletín 2008/20

CONSTRUYE UN EQUIPO DE ALTO RENDIMIENTO

En la actualidad, la implementación de equipos de trabajo de alto rendimiento juega un papel determinante dentro del mundo de los negocios exitosos puesto que evidentemente, las empresas que cuentan con ellos logran mejores resultados.

Los equipos de trabajo son conjuntos de personas organizadas que se esfuerzan en alcanzar una meta única aplicando sus conocimientos, habilidades, información y competencias para el bien común de un negocio y se transforman en equipos de alto rendimiento cuando han alcanzado no solamente dichos objetivos sino que lo hacen con eficacia y eficiencia.

Los equipos de alto rendimiento logran mejores resultados gracias a la motivación, compromiso, comunicación y creatividad; lo cual permite generar sinergia, es decir, una combinación de conocimientos, talentos y habilidades, fomentando no sólo la identidad del equipo, sino también una mayor participación y una plena conciencia de los logros y errores con una actitud constructiva.

Algunas de las cualidades que distinguen a los equipos de alto rendimiento son:
  1. Liderazgo.
  2. Metas comunes.
  3. Reglas del juego.
  4. Respeto.
  5. Compromiso.
  6. Una comunicación eficaz.
  7. Reconocimiento.
  8. Sentido de pertenencia.
  9. Desarrollo interno de la gente.
Una práctica común dentro de los equipos de alto rendimiento es contar con el apoyo de un Coach. El Coach como su nombre lo dice, será el responsable de entrenar al equipo dándole dirección a las actividades que realicen. Los motivará y los concientizará de sus habilidades obteniendo la integración perfecta para alcanzar la excelencia. Los Coaches se vuelven pues, una parte esencial en el desarrollo de un equipo de alto rendimiento, ya que ellos ayudarán a establecer una agenda, reglas del equipo y la organización del mismo.

La responsabilidad del éxito del equipo continúa con los jugadores quienes ejecutan el plan. Los jugadores tienen que ser seleccionados y entrenados cuidadosamente.

Para preparar adecuadamente a los jugadores se requiere primero identificar las habilidades que les permitan competir efectivamente y crear un proceso para enseñar y desarrollar esas habilidades en forma sistemática.

Sólo cuando tu personal pone el corazón en su trabajo, cuando están motivados y tienen las habilidades, se convierten en el activo más valioso de tu empresa. Cuando esto ocurre, hacen un trabajo de mayor calidad, se reduce el tiempo de reacción, se es más productivo y se logra una mayor sensibilidad ante los clientes. Esto sólo se logra a través del compromiso que generan los equipos de alto rendimiento, ya que los que conforman estos equipos cuidan su trabajo, saben que su empresa los valora y pueden hacer contribuciones significativas para el éxito.


lunes, 15 de diciembre de 2008

Boletín 2008/19

EL DESARROLLO PERSONAL: ¿TE DESARROLLAS COMO PERSONA?

Hace 10 años no se esperaba que el dueño de un negocio fuera amable, político, correcto, por el contrario, eran estrictos en vez de motivadores para que se realizaran las ventas.

Como estudiante de psicología, me encanta trabajar con dueños de negocios que han incorporado el área de comportamiento humano. En Action entendemos que el trabajo en equipo es nuestro activo número uno y al mismo tiempo en él recae el mayor reto al que cualquier persona puede enfrentarse al desarrollarse como líder. La primera pregunta que viene a mi mente es cómo aprendí a responder y reaccionar tan calmada cuando los retos venían. Por lo que aquí están mis 5 tips para desarrollarse en el ámbito personal.

  1. Lee 15 minutos en la mañana un libro de liderazgo - Yo leo “Billionaire in Training” cada 6 meses, “One minute Millionaire” y actualmente estoy leyendo “Les Giblins, Skill with People”.
  2. Realiza juntas mensuales con cada miembro del equipo - Cuando trabajas con un equipo de tres o más personas, lleva a cabo juntas el primer lunes de cada mes, con el fin de establecer metas y objetivos y checar resultados.
  3. Utiliza un cuaderno para anotar consejos y enseñanzas de maestros y mentores - Dedica tiempo a escribir lecciones que hayas aprendido en negocios o en tu trabajo, en futuras estrategias eso te ayudará a tener mejores resultados. Siempre agradece a los miembros del equipo que te moldearon hasta convertirte en líder por medio de sus retos.
  4. Fija una meta de liderazgo en cada parte del negocio y revísala con tu Coach - Sin un enfoque, el liderazgo puede fracasar. Prioriza tus actividades de liderazgo y siempre ten una lista de personas sobresalientes que te inspiran. Por ejemplo, yo pondría a Nelson Mandella.
  5. Pide retroalimentación a tu equipo - Siempre pide a tu equipo que te digan las 3 cosas que les gustaría que dejaras de hacer, tres cosas que les gustaría que empezaras a hacer y tres cosas que debes seguir haciendo. Recuerda que la retroalimentación es el desayuno de los campeones, y debes aceptar la retroalimentación y estar abierto al cambio.
El desarrollo personal debe incrementar tu confianza, tu inteligencia y después balancear tu situación financiera, tu éxito dependerá en el futuro de tu buena voluntad por aprender, desaprender y volver a aprender.

Se Grande...


lunes, 8 de diciembre de 2008

Boletín 2008/18

MANEJANDO TU FLUJO DE EFECTIVO

Un sano flujo de dinero es una parte esencial en cualquier negocio exitoso. Algunos empresarios dicen que un buen flujo de dinero es inclusive más importante que la habilidad del negocio de ofrecer sus productos o servicios. Piensa esto, si fallas en la satisfacción de un cliente y lo pierdes, siempre puedes esforzarte un poco más y trabajar más duro por encontrar otro. Pero si no tienes suficiente dinero para pagar a tus proveedores, o tus deudas o empleados, estás fuera del Negocio. No hay duda de esto, el manejo y administración de tu dinero es una parte muy importante en el éxito de un negocio. Hay que entender que el primer paso para la eficiente administración del dinero, es tener liquidez. Un buen flujo va más allá de meter y sacar dinero de una cuenta.

En su forma más simple, flujo de dinero son los ingresos y egresos de tu negocio. Puede ser descrito como el proceso mediante el cual tu negocio usa dinero para generar bienes o servicios para venderlos a los clientes, se obtiene dinero de las ventas, y se completa el ciclo.

INGRESOS
Los ingresos son los movimientos internos y para tu “caja chica”. Los ingresos vienen de la venta de tus productos y servicios. Si les das crédito a tus clientes y les das oportunidad de cargarlo a su cuenta, los ingresos vendrán cuando juntas todas las cuentas. Los ingresos de un préstamo de banco son también afluencia del efectivo.

EGRESOS
Los egresos son los movimientos de dinero hacia afuera de tu negocio. Los egresos son generalmente el resultado de los pagos. Si tu negocio consiste en la reventa de productos, entonces tu mayor egreso es volver a invertir para comprar más mercancía. Los egresos más fuertes de una manufacturera son el comprar la materia prima y los materiales necesarios para llegar al producto final. Comprar activos fijos, pagar préstamos y pagar las cuentas son también salidas de efectivo.

Para un apropiado manejo del dinero, debes primero analizar los componentes que afectan tus ingresos y tus egresos. Un buen análisis de estos componentes resaltará las áreas problemáticas que encabezan los agujeros entre tus ingresos y tus egresos. El disminuir o inclusive cerrar estos agujeros de flujo, son la llave para obtener ganancias.


LAS CUENTAS POR COBRAR Y EL FLUJO DE DINERO
Las cuentas por cobrar son las ventas que ya están hechas pero que aún no se recibe el efectivo. Es cuando tú vendes productos o servicios a cambio de la promesa del cliente de que te va a pagar. Si tu negocio normalmente da crédito a los clientes, entonces el ingreso más fuerte son las cuentas por cobrar. Pero tiene algunos contras este sistema, en el peor de los casos, las cuentas sin pagar te dejarán sin la liquidez para solventar tus gastos. Lo más común es que si pagan tarde o el proceso es muy lento, se crea una escasez de efectivo, dejando a tu negocio sin el dinero necesario para cubrir sus gastos.

Las cuentas por cobrar también representan una inversión. Es decir, el dinero de las cuentas por cobrar no está disponible para pagar deudas, préstamos o ampliar tu negocio. La rentabilidad de un sistema de cuentas por cobrar no ocurre hasta que tus clientes paguen sus cuentas. La idea de las cuentas por cobrar como una inversión, es un concepto importante que entender si lo que tu quieres es tener un impacto en tu flujo de dinero.

Existen herramientas de análisis y sistemas de negocios, disponibles con tu Coach. Estas herramientas pueden ser utilizadas para ayudarte y al flujo de dinero de tu compañía.

El primer paso para mejorar tu flujo de dinero y analizar tu sistema, es contactar a tu Coach de Negocios de Action.


lunes, 1 de diciembre de 2008

Boletín 2800/17


TIEMPO: ¿ES CUESTIÓN DE TIEMPO?


Como Coach de Negocios, muchas veces oigo la excusa de “no tengo tiempo” para evitar ponernos metas u objetivos. Pero lo que en realidad escucho es “No valoré el gran resultado que obtendría al hacerlo, por lo que no le di importancia y por consecuencia no me programé a hacerlo”… ¡eso tiene más sentido!

Siempre las guías de gerencia o de administración te dirán que lo que tienes que hacer es una lista de tareas programadas, ya sea en un diario o por semana. Eso suena fácil… y en realidad lo es; pero primero necesitas considerar QUÉ va en la lista y luego CÓMO organizarla.

El primer paso es tener bien definidas tus metas. Sin eso, la programación será difícil para ti por dos razones. Primero, no tendrás una guía para priorizar tus actividades; y segundo, tendrás problemas para motivarte a completar las tareas que no son inmediatamente gratificantes.

Por eso, antes de que hagas tu diario de actividades (el cual por supuesto ES necesario), jerarquiza tus metas a largo y corto plazo y coloca esa lista en un lugar donde puedas verlas con frecuencia. El registro de cosas -el proceso de poner horarios, prioridades, y planes por escrito- es realmente bueno.

Comprende tu propio sistema de valorización. ¿A qué le das mayor valor? ¿Abundancia, actividades sociales, tiempo con la familia, negocios? Evalúa tus prioridades y organiza tu tiempo en base a ello… y muy importante, evita tener dos actividades consideradas muy importantes compitiendo por el mismo espacio de tiempo, ¡eso terminara muy mal!

Evalúa y comprende tus propios ciclos naturales, eso es, saber qué tipo de actividades deben hacerse cuándo, con el fin de obtener mejores resultados. Algunas personas prefieren desarrollar actividades de razonamiento temprano en las mañanas, otras por ejemplo realizan sus ejercicios físicos a medio día y así sucesivamente. Por lo que tú debes determinar tus propias fuerzas y debilidades, y agendar las más difíciles cuando estés en mejor forma y condición para llevarlas a cabo.

Aprende a decir “no” a las personas, incluyendo cónyuges, amigos, hijos, y padres. Si es algo que no te lleva a donde quieres ir, di NO. Y eso conduce a una estrategia de eliminar las tareas innecesarias y que no se relacionan con tus metas o con mantener una forma de vida equilibrada.

Pon al tanto a los demás de tu horario y de tus esfuerzos por manejarlo y pide cooperación a tu cónyuge, a los miembros de tu familia y a tus colegas. Un problema compartido es un problema partido en dos.

Se realista en lo que PUEDES alcanzar. Hay una regla conocida como la “del pulgar” que sugiere sobrestimar lo que puedes alcanzar en el corto plazo pero subestimar lo que podemos lograr en el largo plazo.

Y finalmente, recompénsate por el control efectivo de tu tiempo – has alcanzado una meta y deberías celebrarlo.