viernes, 23 de enero de 2009

Boletin 2009/22-A

PARTE I

Buenos días o buenas tardes a todos aquellos que me están escuchando. Mientras le echo un ojo a la liga aquí, tenemos poco menos que doscientos asesores reunidos en esta conferencia esta mañana o tarde para aquellos en el Reino Unido o los mercados europeos. Solo para asegurarme de que todos sepan, vamos a recibir preguntas, hemos tecleado algunas preguntas; por favor entréguenlas en la segunda mitad porque entonces la mayoría ya estarán contestadas, y muchas serán contestadas por las primeras; eso será una parte importante de lo que estamos buscando aquí.

Así que, mientras empezamos con esta conferencia -sólo estamos esperando a los últimos en conectarse-, nos concentraremos en las preguntas en la segunda mitad, pero siéntanse en libertad de teclearlas en cualquier momento. Va a ser muy divertido lo que tenemos planeado hacer.

Crisis y oportunidad. Es una línea simple la que tenemos que ver, es la que debemos tomarnos en serio, es la que deberían estar comunicando a sus clientes todos los días y en particular a sus prospectos.

Vamos a manejar esta conversación hoy desde dos ángulos: ustedes y su negocio, y la segunda es ustedes y su pensamiento. Lo que tienen que hacer desde un punto de vista empresarial y lo que tienen que hacer desde el punto de vista de su pensamiento.

En palabras sencillas, es terrible desperdiciar una crisis: no se puede desperdiciar una gran crisis; cuando tienen una gran crisis, tienen que asegurarse de sacar la mayor ventaja posible de ella.

Así que asegúrense de estar concentrados en hacer lo que tenemos que hacer en este momento. Sé que muchos de ustedes han estado conmigo a través del tiempo, y saben el porqué trabajamos a través de las estaciones, estaciones financieras.

En palabras sencillas, financieramente, estamos en medio de la más grande tormenta, tormenta de nieve, el más frío invierno que hemos tenido en mucho tiempo. ¿Y qué la causó? Primero, entender la situación nos permite avanzar. Entonces, ¿qué causó esta situación?

En palabras sencillas, la mayor parte del tiempo, en cualquier mercado, tanto el mercado de bienes raíces como el mercado de valores, uno u otro está en boom. En este momento, al ver el mercado, y la mayoría de los mercados, el mercado de bienes raíces y el de valores están en problemas.

Siendo ese el caso, eso es lo que tradicionalmente genera una recesión, más que el ver por qué se mueve así.

Así que cada vez que avancemos en la construcción de la economía de un mercado en particular, vamos a ver generalmente los bienes raíces o el mercado moviéndose.

¿Ahora, qué pasa cuando los dos se mueven, y qué lo causa? Echémosle un vistazo.

Hace varios años, había un flujo infinito de dinero al mercado: los bancos tenían tanta liquidez porque a los banqueros les había ido extremadamente bien, los negocios habían marchado extremadamente bien, los negocios habían invertido su dinero, los empleados habían invertido su dinero, en fondos anuales… y cualquier forma de inversión estaba generalmente muy bien redituada.

Los fondos de todas las compañías de hipotecas, los banqueros, y los banqueros que comenzaban en aquel tiempo eran muy altos porque el dinero era muy barato. Lo que pasó es que, como el dinero era extremadamente barato, se incrementó el uso del dinero por parte de la gente.

Tenemos a gente comprando propiedades, afianzándose en el mercado de valores y ambos construyendo al mismo tiempo. Si echáramos un vistazo al mercado diríamos: Guau, mira esto, tenemos un paro en el mercado, luego una burbuja tecnológica, luego se agotan las propiedades, pero durante ese agotarse de las propiedades, el mercado de valores aún estaba saliendo de esa burbuja tecnológica, así que eran tiempos interesantes cuando teníamos crecimiento en ambos mercados.

A las empresas les iba bien, se registraron ganancias a algunos de los niveles más altos de todos los tiempos, y en consecuencia, ¿qué pasó? Las empresas “engordaron”, los bancos se volvieron descuidados; todo esto pasó. Si se fijan en sus clientes, verán que a algunos de ellos les fue muy bien debido a ese juego empresarial.

A algunos otros les fue muy bien porque el mercado estaba avanzando; ese era el mercado.

Así que estamos en una situación en la que hemos prestado de más, hemos prestado más dinero a la manera de un negocio internacional; si vemos el mundo como un negocio internacional, hemos prestado más dinero del que deberíamos, y en el proceso de prestar más de lo que deberíamos, nos hemos asegurado de prestar a márgenes bajos para asegurarnos de competir con otros bancos que prestan a márgenes bajos y entonces, ¿Qué pasa?

Al final de cualquier verano económico, que es realmente en lo que estábamos metidos por algún tiempo, al final del verano económico ¡Boom! Y aquí estamos. Adivinen lo que viene después del verano: otoño. Cada año pasa y cada ciclo económico pasa.

Mi ventaja sobre la mayoría de la gente es que empecé mi negocio en Australia en medio de una recesión, y fui a Asia dos semanas antes de la crisis financiera, y he pasado por esto dos veces anteriormente y es por eso que en esta ocasión me encanta.

Así que aquí estamos, asegurándonos de construir una gran organización en este periodo de tiempo usando las estrategias que reflejan el periodo en el que nos encontramos.


No hay comentarios: