viernes, 26 de junio de 2009

Boletin 2009/35

¿UN PLAN DE 90 DÍAS?

Empiezo, como en otras veces, describiendo una situación: “ Una semana pesada, fin de sesión con un cliente, buenos resultados y una emergencia, levantarte a las 4 de la mañana en viernes, nada de fiesta, nada de viernes social, 5 horas de viaje, Querétaro en frente, la casa de regreso a media noche, éste es un día pesado”. Y, sin embargo, no es ni siquiera comparable a lo que está en Querétaro, esperando.

Llegando a la sala de juntas, me topo con un equipo de amigos, todos ellos coaches, que definitivamente, están con sentimientos encontrados (como todos los humanos). Algunos hemos logrado los resultados y otros no los hemos obtenido, la frustración y la emoción, el hablar del viaje a Sidney o el dejarlo para el siguiente año, estar justo en la raya para cambiar y no haberlo logrado.

Sacas en ese momento, de las entrañas de tu laptop, un malgastado y doloroso plan de 90 días, si, efectivamente, hace 90 días tu dijiste (YO) que iba a realizar una suerte de actividades que me llevarían a obtener otros tantos objetivos. ¿Se cumplieron?

Ahí es donde empiezan los problemas, primero, ¿cuál es el GAP entre lo logrado y lo planeado? Para algunos es (YO) un déficit de 10mil dólares o 15mil en utilidades, para otros, menos ventas (YO) por debajo de presupuesto por 30 o 40 mil dólares. Para otros, 2 o 3 clientes (YO), para otros… un largo etcétera.

Pero luego, cual es la causa raíz, del GAP, deje de vender, pues claro que dejaste de vender por eso el déficit ¿pero que originó que dejaras de vender? ¿se fue un vendedor? Entonces, ¿por qué no contrataste uno nuevo? ¿ O el problema es que no puedes manejar gente, luego los vendedores se te van? Lo fundamental es que (YO) conozcas cuales son las causas fundamentales de tus GAPs.

Pero cual es el factor común entre todos éstos coaches (Dueños de negocios), una misma, nos tomamos el tiempo para hacer la tarea desde hace 90 días, todo surge porque decidimos que la planeación de nuestro negocio es fundamental.

En otros momento hablaré de los temas importantes y urgentes, pero hoy en el hábito, buen hábito de planear tu futuro en términos de dinero, tiempo, utilidades, objetivos… metas…. ¿para qué eres tu el dueño de tu negocio?

Planear es justificar tu puesto dentro de tu empresa como negocio, si no tienes la habilidad de planear, no tienes la habilidad de ser empresario, dueño…. Por favor, no importa que tanto tiempo hayas sufrido o cuanto trabajo hayas tenido, ¡planea!

Puedes decirme (TU A TI, YO A MI), todas las razones por las cuales no tienes tiempo para planear, te creo (Me creo), pero, eso no es relevante, lo que realmente ME importa es porque si, y como si, logre lo que había planeado.

Resulta que estaré planeando mi negocio durante las siguientes horas (8 para ser precisos) y de aquí habré de dedicarle, como parte de mi planeación, una semana mas a completar este plan trimestral, porque eso es “Inteligencia Financiera”. Y la inteligencia financiera es la que necesitas para hacer que tu negocio crezca.

¿Y que gano con que TU hayas ido a planear? Pues, nada, el que gano soy yo… Yo, porque se que haré y dentro de 90 días sabré que haré una evaluación para saber si lo hice bien.

TU que estás leyendo esto, YO te digo que debes de planear porque vale tanto la pena que hasta es rentable dedicarle un día a hacer esto, pero es tan complicado que puede tomarte meses, en ocasiones años, generar tan solo la información para poder iniciar a tomar decisiones, por eso SE que necesitas una guía, un mentor, un coach…. Solo por tener un plan de 90 días vale la pena tener un COACH.


No hay comentarios: