viernes, 31 de julio de 2009

Boletin 2009/39

¿YA ES TIEMPO DE HEREDAR MI EMPRESA?

“Es una de las más irónicas y fascinantes paradojas del
mecanismo sucesorio, el instante de mayor poder del Presidente
es tambien el momento de su ceguera máxima. La suma expresión
de su poderío consiste en la imposición del sucesor de su agrado…”
Fragmento “La Herencia” Jorge G. Castañeda mayo 2009, Alfaguara.

¿Existe un tema más importante en una empresa familiar que la sucesión empresarial? Si nuestra visión es estratégica, la respuesta es NO, porque la sucesión implica la continuidad del negocio, no solo al amparo del fundador, sino al amparo de una familia como institución y, no solo la continuidad de la empresa, pero la continuidad de la familia en términos adecuados.
Empresas de una sola persona.

Una empresa debería ser una institución de personas, no una persona con su institución. Los empresarios frecuentemente confundimos una cosa con la otra. Definitivamente, cuando una empresa está soportada en un equipo, el equipo (como institución) requiere de una cabeza que, actualmente está soportada en la figura del dueño, pero que eventualmente puede ser tomada por alguno de los herederos, pero solo si es institucional, ¡la mayoría no lo son!

En la mayoría, los dueños son quienes toman la mayor cantidad de decisiones, desde contratar o despedir a tal o cual, hasta la autorización para comprar papelería, artículos de limpieza; pasando por los ya conocidos roles de finanzas, nomina, ventas y un largo etcétera.

Luego, lo que tenemos que hacer es crearte la institución que heredaras…

Familias no empresariales.

Dependiendo de los orígenes, pero las familias dentro de las cuales se ha tenido costumbre de tener negocios, es mucho más simple la sucesión, ¡en ocasiones!; pero en la medida en que nuestra familia tiende mas a ser “El padre pobre” y el dueño o (la dueña) es el “Padre Rico” solitario, las cosas se complican.

Inicialmente, a pesar de todo, el Dueño procura a sus hijos para que ‘vivan lo que el no vivió’, luego disfruta de mejores escuelas, mejores lugares, menos esfuerzos y, llegado el momento, le corresponderá vivir la experiencia de tener un negocio enfrente, “el problema es que llega a una empresa con los mayores obstáculos librados”.

Y, sobre el mismo tema, la intención de los Dueños (padres) por separar a los hijos del negocio para tener una mejor vida, en ocasiones los orilla demasiado y se caen buscando otros caminos en otros lugares.

O el extremo, algunos otros Dueños que tienen a su familia, no como parte de los dueños sino como la mano de obra, y la empresa crece, hasta que la familia aguanta (El papá o la mamá en la dirección, el hijo mayor con el dinero, el sobrino en las camionetas, el tío en una sucursal, etc.)
Falta de planeación.

Todo Dueño de Negocio tiende a ser distinto, innovador, diferente y rico, lo que lo hace emprender un proyecto que cambiará el destino propio, de su familia, de sus clientes y de su comunidad.

Con esta premisa en mente, ningun Dueño de negocio (YO, TU lector) piensa en heredar su negocio, solo piensa en como hacerlo crecer, como iniciar, como financiarlo, como ganarle a la competencia, como mejorar, como operar, como vender, como cobrar… etc.

Olvidamos que, somos humanos y que con el paso de tiempo, alguien deberá de hacerse cargo de lo que creamos. Retomando mi aportación anterior, fue gracias a que Ray Kroc logró crear el concepto de franquicia, como McDonald’s ha logrado ser lo que es, mas allá de su desaparición en 1984. Seguramente, no pensaba Kroc, en morirse cuando inicio su negocio hamburguesas, pero al tiempo pudo tener la visión estratégica de poder dejar un legado que perdura al día de hoy.
Sucesiones inútiles.

La peor de todas las situaciones es cuando quieres heredar tu puesto, porque no soportas ni un día mas, el problema en el que te has metido por la falta de pericia al operar tu empresa, luego, el primero que venga y te la quite de encima, lo tomas, por eso, se mal contrata, se mal vende y finalmente, se mal hereda un negocio.

No heredes problemas, si tu empresa hoy por hoy, no es ni siquiera operable por ti, nadie mas la podrá operar, mejor organízala.

Finalmente, el punto radica en que, si de por si no planeamos, la sucesión es lo último en lo que pensamos cuando nos dedicamos a planear algo. Son algunas decenas de estrategias las que hay que llevar a punto dentro de una empresa para que luego sea, “Una empresa comercial, rentable que funciona sin ti” y así, puedas vender o heredar una empresa y no un conjunto de problemas.
Si no sabes como, ¡Me necesitas de coach!

No hay comentarios: