viernes, 28 de agosto de 2009

Boletin 2009/43

LA TIRANÍA DE LA "O" – LA ARMONÍA DE LA ”Y”

No, no me refiero a mí mismo. Por eso de que mi apellido es “de la O”. Me refiero a la terrible decisión que normalmente tenemos que tener entre UNA COSA O LA OTRA en nuestro negocio.

Permíteme detallar un poco más, supongamos que nos encontramos en un seminario, hace, digamos, 30 años y una persona experta en Administración de Calidad nos está hablando incansablemente sobre los beneficios que tendremos al implementar un sistema de gestión de calidad en nuestras empresas, nos habla de cómo tendremos que mejorar y hacer mucho más estrictas nuestras especificaciones de producto o de servicio, como deberemos realizar muchas más inspecciones, muestreos y revisiones en diversas etapas del proceso, tener más productos rechazados y por ende, retrabajos y finalmente, invertir más dinero lo que redunda en definir una estrategia muy clara “CUANTA CALIDAD TIENES POSIBILIDAD DE SOPORTAR”.

30 años después, podemos decir que la calidad, implementar un correcto sistema de gestión de calidad, no solo no te encarece la operación sino que también la abarata en la medida en que tu calidad de producto o servicio aumenta, por lo que se ha demostrado que no existe una pelea entre “Calidad” y “Bajo Costo”, es decir, no es Calidad O Costo.

Lo mismo sucede con el servicio al cliente, entendido éste como la capacidad de tu negocio para satisfacer o por lo menos cumplir lo que te comprometiste con tu cliente. Es decir, si vendes pan en tu panadería, siempre debes de tener bolillo no debe de estar duro ni enmohecido pero tampoco aguado, mucho menos debe de estar extremadamente salado ni que le falte sal y sobre todo….
TIENE QUE HABER PAN, ES UNA PANADERÍA…
TAMBIEN QUE ATIENDAN BIEN!


Siguiendo con el ejemplo de la panadería, obvio no debe de haber absolutamente nada antihigiénico dentro del área de producción (los hornos), el área de almacenaje (los estantes), transportes (para aquellos que entregan a domicilio, sus carros), la gente (por favor panaderos, ¡en ocasiones es increíble ver lo sucios que se ven dentro de sus panaderías! Sic).

Pero, describiendo toda ésta situación los dueños de negocio empiezan haciendo sumas, pintar el área de horneado, lavado diario de carros, uniformes para el equipo, limpieza diaria de la panadería: “tengo que subir el precio, porque además no puedo comprar cualquier harina sino ¡la de mejor calidad! Igualmente para los demás ingredientes”, y sin embargo, existen panaderías extremadamente limpias e higiénicas y venden toneladas de pan al mes, lo triste es que pudieran vender bastante más si adicionalmente, pensaran en la cultura del ‘Posponer’.

PERO SIEMPRE ME DIJERON: NO DEJES PARA MAÑANA LO QUE PUEDES HACER HOY.

En efecto, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy pero tampoco hagas hoy lo que mañana no vas a necesitar. Cuando hablamos de producción de bienes o servicios el saber ‘Posponer’ es una gran estrategia pero es cambiar un paradigma de producción (insisto no solo de bienes, sino también de servicios).

Existen primordialmente 2 tipos de formas de producción, la primera, que es la que ama todo buen dueño de negocio casado con la reducción de los costos de producción, optimizando el tamaño de lote y llenando grandes bodegas, que es la denominada “Fabricar para inventario” que significa en palabras simples, que nuestra producción se hará indistintamente de que sea lo que el cliente requiere (en cantidad), es decir, nos llenamos de producto que no podemos vender sino, con el tiempo, “ya sé que mi utilidad está en mi inventario” sic.

Tenemos, la contraparte tan eficiente que le llamamos “Fabricar para la orden”, es decir, nuestra maquinaria no se mueve hasta que el cliente nos hace un pedido (incluso prepagado). Esto puede significar una reducción dramática de inventarios pero una ampliación significativa en el tiempo de entrega. Resulta entonces que cuando nuestro competidor está trabajando en la estrategia anterior tiene una enorme ventaja sobre nosotros porque el precio no es siempre “costos + utilidad”, en ocasiones, como en ésta también tiene que ver la “urgencia”.

ENTONCES ¿PARA DONDE ME VOY?.

Nuevamente, ‘a posponer’, detener un poco la locura de producir desesperadamente y dejar las cosas ‘a medias’ para que cuando llegue el momento todo se encuentre perfectamente dispuesto y terminarlas para ser entregadas al cliente, esto como de costumbre es SIMPLE pero no es fácil, el resultado es tener una empresa altamente eficiente, con la cantidad suficiente de inventarios Y el tiempo de respuesta adecuado para cumplir como nadie, los compromisos que ha adquirido con su cliente, eso hacen Dell, Dow Chemical, Hewlett-Packard y muchas otras grandes empresas, ¡pero también PYMES como tu negocio! ¡SOLO es actitud no inversión! Llámame para implementar también ésta estrategia de inmediato en tu empresa.


No hay comentarios: